domingo, 15 de mayo de 2016

Dinos!



Mi carpeta Pinterest "Recycling Center" es una de mis favoritas y de las que más relleno a diario. En casa reciclamos y re-reciclamos = usar lo que caiga en nuestras manos para crear algo!

Realmente, y siendo sincera, no es ningún esfuerzo porque siempre me gustó guardarlo casi todo (Ooh! No! Ahí sale esa pequeña Diógenes que hay en mí!!), comprar cosas que "algún día utilizaré para no sé que en este momento". En mi taller, que ya pasó a ser nuestro taller, guardamos incontables cosas de todo tipo, muchas, más antiguas que yo y que rescaté de su camino a la basura, y otras nuevas.

Vía Pinterest encontré la receta de este par de dinos que me encantaron, y que además cumplía el requisito fundamental de esta familia de prisas e impaciencia. Os esplica el paso a paso con imágenes, genial.


lunes, 9 de mayo de 2016

No Móviles, Gracias!



He aquí el revolucionario y novedoso invento que hemos creado para poder transformarnos en seres humanos a secas una vez que pisamos el suelo de casa. Sí, es tan solo una caja de cartón, pero su poder es tan enorme como su simpleza. 

sábado, 16 de abril de 2016

DIY. Acuario. Bajo el Mar!




¡Buen día de sábado! por aquí lluvioso aunque ya con aires primaverales; por eso se me ocurrió subir rápidamente este post del acuario que fabricamos con las conchas que recolectamos el verano pasado ¡Huelen a playa!

lunes, 4 de abril de 2016

Happy Half Birthday!




Se me hizo fugaz pero sí sí.. Ignacio cumplió su primer medio año. Pensé que siendo el tercero crecería más lento que los demás; más lento que las ganas porque fuera un poco menos diminuto y dependiente, pero todo resultó al contrario. Creo que solo me falta meterlo en una latita y que da ahí no se salga.

Soy la única que estoy tecleteando ñoñerías pero en casa se nos cae a todos por igual. Gonzalo ya ganó el premio al mejor hermano mayor cuando nació Rodrigo ¡Cómo lo cuida taan bien! Es asombroso el cuidado y el amor que pone en él.

Ignacio sobre pasa las expectativas de Rodrigo en todos los sentidos. Lo ve demasiado bueno para ser de carne y hueso. Lo besaría sin dejarle respirar, lo cargaría en brazos ¡pero sin ayuda!, lo apretaría para comprobar que es real todo lo fuerte que pudiera y no sé cuantas cosas más se le pasan por la cabeza. Es el amor más loco y desmesurado que conocí.