viernes, 29 de agosto de 2014

Para Regalo



Desde luego esto no es un tutorial, ni una manualidad que se precie, es sólo un regalo envuelto, pero me apetecía escribir cuatro frases sobre ello (luego me enredo escribiendo, intentaré no hacerlo).

Desde pequeñita he disfrutado de lo lindo envolviendo regalos; Navidades, cumples.. era parte del ritual.


No solo consiste en encontrar un regalo que sorprenda al otro, pienso que poner un poquito de nosotros, aunque sea en el envoltorio, es regalar un poco de cariño extra.


Siempre vamos con prisas, y yo soy muy prisas, y ante la tentadora pregunta de la dependienta de "¿Se lo envuelvo para regalo?", difícil es responder un "No"; aunque sea sólo por el "Por si no me da tiempo".


No quise perder la oportunidad con el primer cumple oficial de niño mayor al que acudimos para poder disfrutar con Gonzalo yendo a comprar el regalo y envolviéndolo después en casa de la mejor forma que se nos ocurriera.


Las pegatinas y el washi-tape estuvieron a la altura de las circunstancias.






Para que Gonzalo pudiera ejercer de envolvedor principal, además de colocar pegatinas donde mejor  cayeran, dibujé unos solecillos para que pudiera colorearlos. Y para la guinda del pastel, un flexi-espagueti, que no sé que tienen que encantan.



Feliz finde.

Nosotros el domingo, adelantamos un día y celebramos el primer cumple de BabyRodrigo. Creo que tengo los pequeños que crecen más rápido del mundo porque es sorprendente que ya hayan pasado todos estos días entre risas y lloros #mylittlepiggies



miércoles, 27 de agosto de 2014

Cádiz. El Parque Genovés



Volvemos a Cádiz y esta vez ponemos pies y piececillos en el Parque Genovés. Recuerdo venir aquí cuando era pequeña ¡y que antes había monos! Lo que me gustó siempre es la poda de los árboles, como helados gigantes.


Disfrutamos todos, yo recordando y los pequeños descubriendo; metiéndonos en cada recoveco, en el papel de Alicia en el laberinto del País de las Maravillas.











Fuentes ¡y cactus! No podíamos pedir más.




A los que sí encontramos fueron los patos. En su lugar de siempre, nadando bajo la cascada. Ahora también acompañados por ¡¿dinosaurios?!. Sin lugar a dudas, cada vez que visitamos Cádiz termino diciendo lo mismo: "Esto es Cádiz". Para esto no hay mucha explicación más.








Rodrigo terminó como siempre con los pies en el agua y pidiendo chapotear un poco más.


Además de todo lo que recordaba, ahora habían añadido columpios, toboganes y todas estas cosas que a los pequeños les chiflan. Un parque distinto con cosas distintas al que podemos ir normalmente. Gonzalo no paró de saltar de una a otra. Había que probarlas todas.








Para ver más de nuestra visita a Cádiz: aquí y acá.

Feliz día.

lunes, 25 de agosto de 2014

Nuestro Castillo de Arena



Teníamos ganas de construir nuestro castillo de arena oficial del verano. Con los pequeños es muuy complicado; incluso que la más diminuta montaña aguante en pie un segundo, así que esto fue como un reto.

Para poder darle un poco de actividad una vez estuviese en pie, pegamos a palillos recortes de animales, también de ellos conduciendo sus extraño vehículos. Pinchándolos en la arena parecen verdaderos habitantes.

Nosotros utilizamos éstos, pero realmente se me ocurre dibujarlos y colorearlos nosotros mismos la próxima vez, o recortar fotos nuestras, y construirnos una casa de arena por la que poder pasear. Está apuntado en la lista de cosas pendientes :)



Con Gonzalo y su locura por las fuentes al mando, una de éstas no podía faltar; así que teñimos un poco de arena de color azul para luego verterla en la "cascada" del castillo.


También fabricamos unas cuantas banderitas con washi-tape para adornarlo.



Y... ¡tachán! ¡Aquí lo tenéis! Con torreón y cascada azul.















Me encantan las fotos en el exterior, la luz que tienen, y más aun este par delante para hacerle unas cuantas.


Podéis seguirnos en Instagram @emmapigsandroses